Archivos de la categoría Tailandia

Khao Lak, post-tsunami y las islas Similan

Pez payaso (“Nemo”) en su anémona y sobre todo en su hábitat natural

Fotografía tomada por Remy, un instructor suizo de buceo, que se encontraba a bordo del crucero con nosotros. Finalmente, volvimos al lugar del drama. Y esto por dos razones: la primera para dar vuelta la pagina tras este suceso que vivimos en carne propia y el segundo para verificar si la ayuda internacional se había concretamente consagrado. Para Sylvain, el traumatismo pasó. Sin embargo, para Mónica fue más difícil. Ella experimenta todavía una sensación de nauseas y se siente mal en tal lugar. Hay que darse cuenta que la zona en cuestión ha sido devastada al 80% y que no quedan más que los escombros. Así que Mónica se quedó en el hotel y Sylvain fue al encuentro de la populación para ver un poco lo que pasaba. Desde entonces, estaba claro que no podíamos permanecer allí.

Khao Lak, representaba el turismo. De una costa casi desértica, pasaron a más de 5000 alojamientos en menos de 10 años. Hoy, no quedan más que 900. Para decir la verdad, parece un pueblo fantasma Cuando uno da un paseo en la calle principal, se siente una sensación extraña, como algo anormal. Aquí, se puede casi afirmar que cada familia ha perdido un ser querido, este último 26 de diciembre.

Hablando con los damnificados, uno se entera que la única ayuda que reciben por el momento es la electricidad gratuita, así como víveres. Nada, comparado a la perdida material que constituía su medio de vida (como un carro por ejemplo). Visiblemente, ellos no esperan nada. Algunos reconstruyen para estar listos lo más pronto posible mientras que el gobierno ha prohibido por el instante, cualquier tipo de reconstrucción en la zona afectada. La lentitud en la toma de decisiones, hace que algunas personas comienzan a reconstruir. A parte de eso, hay muchos campos de refugiados o de numerosas organizaciones presentes para ayudar en la reconstrucción de las aldeas. Una ONG italiana (Organización humanitaria no gubernamental) se encarga de construir 400 barcos de pesca. Hay también una cantidad increíble de benévolos, que se sienten a menudo inútiles, puesto que las ONG solicitan competencias específicas que la mayor parte de tiempo, ellos no tienen (sobre todo, aptitudes manuales). Mientras tanto, hay una organización que recupera todo el resto de voluntarios. Aquella que va a organizar el 2 y 4 de abril 2005, el memorial de los 100 días (www.tsunamivolunteer.net). Esta manifestación a nivel nacional, esta dedicada a los sobrevivientes y a las familias de las victimas. Los budistas creen que después de 100 días, las almas de los desaparecidos abandonan la tierra. Decoraciones en bambú se extenderán a lo largo de 36 Km. en la playa. El bambú es natural, sólido y se adapta como es espíritu humano. Representará la fuerza, la determinación y la renovación de Khao Lak.

Parece que a pesar de su desgracia, los tailandeses gozan del afecto de millones de turistas que han visitado el país anteriormente. En consecuencia, nosotros pensamos que pronto encontraran la serenidad de antes.

Sin embargo, como muchos voluntarios, nos preguntamos ¿donde han ido a parar los millones recolectados? De hecho, la mayoría de los lugareños toman iniciativas personales (por ejemplo, venden galletas) para auxiliar a los siniestrados. Además, la mayor parte de las ONG que operan en la zona, son respaldadas por sus propios “contactos financieros”). Finalmente, estamos de acuerdo sobre una cosa: cada uno da y hace lo que puede con su corazón y sus tripas. ¡Es de esta manera que muchas buenas intenciones se transforman en grandes logros!

La mayoría de tiendas estaban cerradas y encontrar un alojamiento en Khao Lak no fue cosa fácil. Al encontrar un hotel, había una tienda de buceo que ofrecía un crucero en las islas Similan a precios sin concurrencia. No lo pensamos dos veces, además no íbamos a permanecer aquí debido al malestar de Mónica, entonces decidimos partir en un crucero de 4 días.

No fuimos decepcionados. Pudimos constatar por nosotros mismos que la naturaleza ha sufrido sólo un poco a causa del tsunami. Los fondos submarinos de este parque natural, que forman parte de los más bellos de Asia del sur-este, nos ofrecieron un espectáculo extraordinario. Una visibilidad de 20 a 30 metros, agua transparente de color turquesa, miles de peces, desde el pez payaso (“Nemo”) en su anémona, hasta el tiburón leopardo, sin olvidar a las morenas, los corales de todos los colores, los moluscos, las esponjas, los crustáceos, los reptiles… ¡uf! lo máximo, un verdadero encanto. También nos dimos una vuelta en las islas inhabitadas del parque nacional donde se puede aprovechar de playas idílicas. Gracias a los Elementos, a la Naturaleza y a lo sobrenatural.

Koh Tao, otro paraíso tailandés

Decidimos regresar al sur de Tailandia. No fue cosa fácil, sobre todo para Mónica. Volver a ver las imágenes que dejamos en un momento de dolor (las palmeras, la playa,…). De otro lado, la vida tiene que continuar y la mejor manera de hacerlo es afrontando el presente. Especialmente para remplazar el pasado con nuevos recuerdos, nuevas sensaciones, menos traumáticos.

Koh Tao, una isla en el golfo de Tailandia, es un pequeño paraíso que la industria del buceo ha sabido explotar. Hemos practicado snorkeling y al mismo tiempo Sylvain aprobó su certificado de buceo avanzado. Los fondos marinos son magníficos. A pesar que la visibilidad no era buena debido a las lluvias torrenciales de hace dos semanas antes, la calidad de lo que se podía observar era sin par. Cientos de peces, corales duros y blandos, esponjas, crustáceos y aún más. De la misma manera, Sylvain buceó en Vietnam y en Camboya. Allá, los fondos marinos han sido casi completamente destruidos por la actividad humana. Corales muertos, cantidades pequeñas de peces, cantidad de partículas que impiden una buena luminosidad. Ninguna consideración ecológica de la parte del hombre.

Hoy en día, estamos obligados de declarar una zona como parque natural si no queremos que ésta se transforme en un cementerio debido a la actividad del hombre. Por supuesto que el pescador debe pescar, es su oficio. Pero los corales no se comen, la mayoría de pececillos que viven en este tipo de medio, tampoco. Además, la pesca con dinamita es la más devastadora y funesta para nuestro ambiente. ¿Sabia usted lo que es la pesca con dinamita (o explosivos)? Es la pesca del ocioso y negligente. Y es simple, lanzas una dinamita en el agua, ésta explota en el fondo, matando y destruyendo todo lo que se encuentra alrededor de la zona. No tienes más que recoger los peces muertos que remontan a la superficie, pero todos no suben a la superficie, y la flora marina, menos aún. ¡Éstos permanecen, simplemente muertos allí! Fondos marinos fotografiados por Sylvain

Sukhothai, primera ciudad real tailandesa

Seguimos viajando en el norte de Tailandia, primero en Sukhothai en donde se observa vestigios del primer reino tai. Aquí, no se sienten las consecuencias del tsunami. Al contrario, fue difícil encontrar una habitación en un hotel (todo full). Las únicas marcas, son las pesadillas de Monica noche tras noche.

Alquilamos un escúter (moto) y erramos alrededor del parque arqueológico de Sukhothai, un rincón de paz en donde se puede imaginar su grandeza cuando se visitan sus diversas pagodas. Al día siguiente, continuamos nuestra ruta hacia Chiang Mai. Wat Mahathat. Estas ruinas representan la arquitectura clásica al estilo del apogeo de Sukhothai

Volviendo a nacer, un nuevo comienzo

A pesar de la distancia que nos separa de nuestras familias, amigos y más personas que piensan en nosotros, y las pesadillas aún frecuentes de Monica, decidimos continuar nuestro periplo alrededor del mundo al encuentro del prójimo.

GRACIAS a nuestros familiares, amigos y a todos aquellos que hayan compartido con nosotros nuestro dolor y el de todos aquellos que fueron afectados por esta catástrofe. Nos consideramos más que bendecidos por el cielo y agradecemos a la vida por todo lo que nos regala día a día.

De nuevo en la ruta…

Después de haber vivido en carne propia esta horrible catástrofe mundial, tratamos de descansar y nos interrogamos cuál era el sentido de nuestras vidas, nuestra iniciativa y nuestro objetivo.

Dichosamente, recibimos un maravilloso apoyo moral de parte de una familia franco-laosiana en Bangkok. Gracias a ellos y a todos ustedes que se preocuparon por nosotros. Percibimos vuestra solidaridad y buenas ondas. Laurent y Nindha rodeados de su familia y sus amigos. Nos recibieron tan calurosamente que fue dificil volver a partir

Día de la catástrofe: Tsunami en Koh Phi Phi (Continuación)

Advertencia

Lo que está escrito más abajo es el relato subjetivo de nuestra propia experiencia vivida.

Profundamente afectados por esta tragedia, queremos expresar nuestra compasión a todos aquellos que la hayan vivido de cerca o de lejos. Antes que nada queremos disculparnos ante todos aquellos a quienes podríamos lastimar a causa de una interpretación errónea o por las fotos publicadas. Todavía curamos nuestras heridas. Entonces decidimos de ir a buscar agua para los heridos y todas las personas que comenzaban a sufrir de deshidratación. En un supermercado que se encontraba cerca de ahí encontramos algunas bebidas en los escombros del inmueble abollado. Llenamos un saco grande de alimentos y bebidas y volvimos a subir a la colina. Una vez que llegamos, los rumores sobre lo que estaba ocurriendo y lo que todavía iba a ocurrir estaban a la orden. Desde entonces, permanecimos juntos con Adrien y Yann los dos franceses. Después de algunos instantes, volvimos a nuestro bungalow en donde nos instalamos los cuatro. Un belga curaba las heridas de una joven mexicana, así como a una pareja de húngaros que se escaparon de la muerte por un pelo puesto pudiendo nadar en el fango, un milagro. Ayudamos a limpiar las heridas de la mexicana que se encontraba de luna de miel (su marido esta desaparecido) y ayudamos moralmente a la pareja húngara. La mujer estaba traumatizada, de suerte pudo agarrarse a la pierna de su marido mientras que se encontraba completamente bajo el agua y luego a su cinturón. Se salvo de esta manera. Ellos ya habían venido a la isla en otra oportunidad, en ese entonces el húngaro había perdido a su hermana y debió entonces truncar sus vacaciones. Esta isla les había aportado desgracia.

Muchas veces durante la tarde, gente corriendo despavoridamente hacia la colina nos incitaban a ir hacia la colina. Pero a cada vez guarde la calma y decía que no teníamos que caer en el pánico y la desesperación, puesto que el mar se había calmado. Fue una buena idea puesto que nada más aconteció. Nos encontrábamos en nuestra cabaña a 30 metros de altitud por lo cual mismo si otra ola venia, teníamos tiempo para irla y correr hacia la colina. Comprobamos luego que pillos y piratas tailandeses comenzaron a intimidar haciendo huir a la gente para luego poder saquear sus habitaciones. Los suecos que estaban en el bungalow de al lado habían dejado la puerta abierta para que la pareja de húngaros pudieran permanecer ahí. Es en ese momento que ladrones robaron su dinero y pasaportes. Otros dos franceses, Jimmy y Hassan se juntaron con nosotros. Mas tarde baje de nuevo hacia el pueblo para buscar comida e informarme del avance de la situación. Habían cadáveres en todas partes. Se oía el helicóptero que llevaba a los heridos de Phi-Phi a la ciudad de Phuket. Encontré víveres en lo que quedaba de los supermercados y escuche que ya no corríamos riesgo y que podíamos conducir a los heridos en la playa. Otros insistían para que permaneciéramos en la colina con el pretexto de una inminente ola. En realidad era una excusa para robarnos. Mi homenaje a Monica que permaneció sola en muchas ocasiones cuidando las pertenencias de todos. La mexicana quería absolutamente abandonar la isla, entonces la acompañe hasta la playa para que se la lleve un barco de socorro. Fuimos con Hassan. cuando llegamos, era una locura! había algunas embarcaciones, y la gente ilesa se precipitaba para subir en el barco sin ninguna consideración por los heridos graves. Increíble pero comprensible… la noche comenzaba a asomarse, eran aproximadamente las 17 horas. En el camino de regreso, tomamos con Hassan algunos víveres mas para las personas que vinieran a nuestra cabaña, la mayoría eran rescatados que prefirieron pasar la noche en la colina.

Durante esta primer día de la catástrofe, solamente un helicóptero de la armada tailandesa hacia idas y vueltas de la isla hacia Phuket. Ningún barco oficial de socorro llego!

Algunos instantes depuse del crepúsculo, remarcamos un resplandor detrás de las palmeras para luego dejar aparecer la luna llena. No íbamos a pasar la noche en la isla en plena oscuridad. En la isla, como siempre en casos de desastre, no había ni electricidad ni agua. La mayoría de teléfonos celulares no servían para nada puesto que no entraban las llamadas, desgraciadamente no pudimos advertir a nuestros familiares que estábamos vivos. Nos organizamos para pasar la noche los seis en el bungalow no 31.

Adormecerse fue difícil mas me obligue a hacerlo sabiendo que nos esperaba un duro día mismo si este nos era aun desconocido. Mas tarde, Monica quiso hacer lo mismo. La emoción, el calor y los zancudos (mosquitos) nos impedían de dormir. Decidimos de sacar el colchón afuera y dormir al aire libre. la luna llena, aunque era bella, volvía la noche mas espantosa y hostil para Monica que imaginaba que las almas de las victimas nos rodeaban. Un gatito aterrorizado chillo toda la noche impidiéndonos de dormir. Parecía completamente perdido y aunque tratamos de darle de comer y beber, este era demasiado pequeño para lograr mascar y beber. Ciertamente buscaba desesperadamente su mama. Finalmente dormimos 2 ó 3 horas hasta los primeros destellos de la aurora.

Tsunami en la isla de Koh Phi-Phi

Advertencia

Lo que está escrito más abajo es el relato subjetivo de nuestra propia experiencia vivida.

Profundamente afectados por esta tragedia, queremos expresar nuestra compasión a todos aquellos que la hayan vivido de cerca o de lejos. Antes que nada queremos disculparnos ante todos aquellos a quienes podríamos lastimar a causa de una interpretación errónea o por las fotos publicadas. Todavía curamos nuestras heridas. Aproximadamente las 10 y media de la mañana cuando me desperté a causa de gritos y llantos incesantes provenientes del exterior del bungalow no 31 en el cual dormíamos. La noche anterior habíamos bailado hasta las 2 de la madrugada en el bar “Apache” ya que desde nuestra partida no habíamos tenido la ocasión de bailar y además era Navidad.

Salí de la cabaña y vi a una decena de personas llorando, la mayoría eran mujeres y niños, cuando de repente todos comenzaron a correr en dirección de la cima de la colina. En ese momento vi un tailandés de contextura gruesa subiendo igualmente en dirección de nuestra cabaña, tenia el cuerpo completamente picado. El pánico me invadió, sentí un nudo en la garganta. Creí que se trataba de una insurrección, había un ruido insoportable preveniente de lejos, como el ruido que procura un terremoto, se escuchaban gritos y techos de zinc colisionando entre ellos. Inmediatamente corrí hacia Monica y le dije: “Despierta Chi, está ocurriendo algo grave pero no se que es” y volví a salir de la cabaña. En ese momento pasaron unos franceses que se dirigían igualmente en lo alto de la colina. Les pregunté que era lo que estaba pasando. Una mujer me respondió: “¡Qué! ¿Se acaba de despertar? – “Si” – Respondí. Entonces me replicó que había habido un temblor seguido de un maremoto que había devastado la isla y la marea continuaba subiendo. De repente un fuerte ruido se oyó y vi el agua arrastrando escombros y acercándose a las cabañas que se encontraban en altura.

Entonces volví al cuarto y dije a Chi que teníamos que salir inmediatamente de ahí. Tomé mi cámara de fotos y pude tirar algunas fotografías. Chi preparaba las mochilas, estaba aterrorizada, su respiración estaba entrecortada y respiraba por la boca como si se asfixiara. Yo le dije: Toma lo estricto mínimo, no tenemos tiempo”. De todas maneras los bolsos estaban casi listos y corrimos hacia la colina.

En la cima de la colina se encontraban alrededor de una centena de personas, había tanto tailandeses como turistas, heridos y personas ilesas. Ahí la gente estaba en estado de choc… ¿Qué había ocurrido? ¿Habíamos tenido suerte? Sentí un fuerte sentimiento de impotencia, impotencia ante una fuerza que nos supera y que personalmente me inspira respeto: es la Naturaleza o los Elementos como me gusta llamarlos “Más allá del hombre, los elementos” . Estábamos en medio de la floresta y por esa razón no podíamos distinguir lo que estaba pasando abajo, a causa de la densidad. Monica permaneció remarcablemente serena a pesar del pánico que la invadía. Logró contenerse bien.

Feliz Navidad

En cualquier parte del mundo donde ustedes estén, les deseamos una

¡Feliz Navidad y un próspero año 2005!

Por nuestra parte, nosotros pasaremos las fiestas de Navidad y fin de año en las playas del sur de Tailandia.

Bangkok, una ciudad del siglo XXI

Pasar de Calcuta (India) a Bangkok (Tailandia), además de haber pasado cuatro meses en el Sub-continente Indio, francamente te hace alucinar… te pone el ojo cuadrado.

Bangkok nos pareció una ciudad progresista, organizada y con futuro, en donde los cláxones casi no son utilizados, con un metro aéreo y subterráneo. ¡Una maravilla pues!… A esto se agregan amplios centros comerciales al estilo americano en plena época navideña. Hace más de una semana que estamos en Bangkok… nos preguntamos que hemos hecho con el tiempo, ya que aún no hemos visitado nada!!! El Wat Phra Kaew o el Templo del Buda de Esmeralda, en donde los tailandeses hacen sus ofrendas